22 de junio de 2019

¨ELLA TUVO LA CULPA POR NO DECIRLO¨


¨La persona menor de edad abusada sexualmente al sentirse avergonzada por lo ocurrido, tienden con frecuencia a mantenerlo oculto¨… (Enrique Echeburrua).

Al mirar aquellos ojos llorosos en la adolescente frente a mí, mi cerebro recapitulaba cada rostro, cada historia de abuso sexual descrita en detalle de los labios de la propia víctima y que traspasan mis tímpanos de una manera casi dolorosa. Mirar de cerca las vidas de esas personas en construcción que han pasado por una situación que desde mi experiencia en la psicología forense tiene un significado importante en el desarrollo emocional, así como también, en la forma en que cada niño, niña o adolescente se ve a sí mismo, les ha proporcionado a mis ojos otra óptica. Que creo que necesita ser compartida.


He escuchado ya la pregunta, ¿Qué pasa en Nagua que hay tantos casos ahora de violación sexual?, y yo pienso, pero… ¿ahora? Si la mayoría ni siquiera son casos de una única ocasión ni nuevos sino más bien una victimización de años. Así que lo que para la sociedad Nagüerasería un aumento de los casos, en realidad es como un despertar de conciencia para denunciar y buscar el apoyo que el tabú había convertido en fantasma de humo años atrás. Es decir, posiblemente no es que haya más casos, es que hay más denuncias.

No existe un prototipo de victima ni de agresor para hacer perfiles fácilmente identificables, pero podemos prestar atención a los factores de riesgo tanto personales como sociales que influyen para que el abuso sexual exista.

La construcción machista en la mente de muchos hombres y mujeres favorece la justificación del daño e incluso del mismo agresor. Mucho más cuando se da en un entorno familiar en el que revelar el secreto implica la traición y ruptura del sistema de familia y el conflicto en la búsqueda de culpables.

Culpabilizar a la víctima es más común de lo que nos imaginamos, el tema este de que la víctima es responsable de su propia violación sexual. Que debió haberlo dicho antes; que por qué no grito; que cómo fue que no hizo nada, que a lo mejor lo disfrutaba, ella quería que pasara y peor aún; ¨por tu culpa pasaremos hambre o se destruyó la familia¨. Y esto es una gran injusticia. ¿Cómo culpar a una persona menor de edad de ser abusado/violado sexualmente?

Nadie, nadie piensa en lo que se siente tener un miedo tan profundo que te quedas simplemente paralizada. No se imaginan el shock que congela y te invade las extremidades a tal punto que simplemente te separas del cuerpo o solo te haces a la idea de que no estás ahí. Ver desmoronarse en mil pedazos aquella imagen construida por años de que esa persona que ahora viola tu integridad emocional y física te protegería, te querría. La ruptura de todas tus expectativas de confianza en los demás y en ti mismo. La vergüenza, la apatía que generas hacia tu propio cuerpo con el que por desgracia tienes que seguir viviendo.  Y esa voz adulta diciendo una y otra vez: ¨no te atrevas a decírselo a alguien, esto es entre tú y yo¨.

No señores, hay que estar ahí para saber de qué va. Para saber que siente un niño, niña o adolescente que es abusado sexualmente.Me gustaría que la culpa se dirija realmente a donde debe, que se activen los factores protectores personales, sociales y familiares. Incluyendo algo importante, que se visualice el beneficio social de que el abuso sexual no quede impune.

Psicóloga Forense
Terapeuta familiar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sea prudente!

Entradas populares

Pelicula Naguera ¨La Seixy¨ Veala Aqui Completa.